Rosa Oriol: una vida, un imperio cuya insignia es un osito

Rosa Oriol, quien es la vicepresidenta y directora creativa de la marca Tous señala que cuando se escribe un libro, se convierte en una gran experiencia debido a que son muchos los recuerdos que se nos vienen a la mente, pero sobre todo, de todas esas cosas que se han vivido: éxitos, alegrías, tristezas. En la actualidad Rosa se encuentra celebrando sus cincuenta años dentro de la empresa, cosa que acompaña en medio de sus recuerdos con el fin de rescatar lo que ha sido una vida intensa para plasmarla en las páginas de un libro. Este se trata de un ejemplar sumamente especial donde se han mezclado con cariño, todas esas vivencias personales y profesionales.

“Hablar mucho de uno mismo cuesta y en este libro he explicado lo que han significado para mí estos 50 años de matrimonio y de trabajo. Quería que quedara escrito el trabajo que hemos hecho, cómo hemos crecido y de cómo salimos adelante ante situaciones adversas. La experiencia ha merecido la pena pero he vivido momentos de todo tipo durante más de un año, el tiempo que el proyecto ha estado en marcha. Lo único que quiero con este libro es que la gente me conozca un poco más y creo que esta es una manera bonita de hacerlo”.

Sabemos que para las personas no es tarea sencilla hacer un viaje a través de su tiempo pasado por medio del corazón, pero también es cierto que Rosa Oriol ha tenido un gran y especial soporte. La autora señala: “Nunca pensé que hacer un libro de autor fuera tan difícil. Hay muchos recuerdos que, por mucho tiempo que pase, los tengo bien apegados a mi memoria. Para otros, me han ayudado mucho mi marido y mis hijas. Para este libro he tenido que buscar fotos de mi infancia, objetos guardados en casa y que apenas recordaba… ha sido un proceso de búsqueda en todos los sentidos que me ha costado mucho porque al final tienes que decidir de toda una vida lo que crees que te ha marcado”.

Para quien conoce de cerca la historia de vida de Rosa, sabe que son diversas las historias, sentimientos y emociones que embargaron la infancia de tan querido personaje, aunque acompañado de ello se encuentra esa niñez cargada de felicidad en la que jugaba en la zapatería de su padre. “Quedan la curiosidad, el inconformismo y como dice Salvador, una manera de ver las cosas de forma diferente. Con los años, evidentemente, evolucionamos; pero en esencia creo que soy la misma”. Recalca Rosa.

Para Rosa Oriol, no es posible conseguir algo sin haber realizado algún esfuerzo y sin generosidad. Por lo que el secreto para alcanzar el éxito se encuentra en “trabajar, trabajar y trabajar”, y dejando un gran espacio para pensar mucho en los demás, en todas esas personas que nos rodean y que nos ayudan, y que sin ellos no se podría llevar algún proyecto a buen puerto.

Cuando leemos el libro, ello nos brinda la posibilidad de meternos dentro de la piel de Rosa Oriol y de esta manera repasar lo que ha sido hasta entonces su diario que da cabida a su aventura romántica con Salvador, la boda y el nacimiento de sus hijas y, obviamente la creación del Oso Tous, el cual se trata de un proyecto que surgió durante los años 70, y resistió hasta alcanzar la conquista y el reconocimiento a nivel internacional.

“Hay de todo. La balanza está equilibrada aunque a veces te acuerdas más de las derrotas que de las victorias; pero como en casa somos muy prácticos, siempre nos coge en el siguiente proyecto”.

Para Rosa, este proyecto se trata de un verdadero acto de valentía, pero más allá de ello es una declaración de amor, como puede apreciarse en las tapas. Esta dedicado a Salvador, a sus hijas, a la firma. Y es que Rosa Oriol se encuentra en la actualidad saboreando el éxito aunque no deja de sentir que su camino todavía es largo y queda mucho por recorrer.

“Me siento muy afortunada en todos los aspectos y sería muy ingrato por mi parte decir lo contrario. Aun así, nunca me he conformado y siempre he tenido la necesidad de ir más allá. Es decir, soy muy impaciente y siempre estoy pensando en lo siguiente, así que en este momento de mi vida sigo planteando todo lo que pienso que me queda pendiente de hacer”.