Lectura en los niños para una recuperación más rápida

Al pensar en hospitales, automáticamente para las personas significa enfermedad, por lo que muchas veces evitamos estos espacios debido a todos los recuerdos que nos puede traer. En la actualidad se está intentando cambiar esta forma de pensar hacia los hospitales, ofreciendo nuevos servicios y espacios, que ayuden a desconectar la mente de lo que está sucediendo, haciendo más sencilla la estadía especialmente para los niños. Para ello los hospitales del Grupo Hospiten han incluido una decoración más alegre y entretenida, que hace sentir a los niños felices y no que están atrapados en un espacio sin vida.

Actualmente, se ha creado un movimiento que sirve para ayudar en la recuperación de los pacientes por parte de algunas personas que prestan su voz para ayudar en este proceso. Algunos niños cuando están enfermos, tienen una anulación en los roles y actividades cotidianas, además se acogen a ciertas normas que pueden restringir su creatividad y crecimiento, sin tener objetos personales, sintiendo como su intimidad se ve vulnerable. Para ello se ha implementado la lectura de poemas, relatos y cuentos, con los que se puede sobrellevar lo que sea que estén viviendo, manteniendo los sueños vivos y brindando una motivación para lograr una recuperación en menos tiempo.

Son muchos los participantes con los que cuenta este nuevo movimiento, donde principalmente se busca que los espacios hospitalarios sean más propicios y agradables gracias a dicha motivación. Patricia Correa Jaramillo es una socióloga que promociona el proyecto: Palabras que acompañan, el cuál está presente en diferentes ciudades de Colombia, aunque muchos países han tomado la iniciativa y se han sumado a estas actividades. Con este programa se busca ayudar a que las familias se den cuenta de que los libros pueden ser utilizados en espacios no convencionales y que son disfrutados por los niños, pudiendo ser más entretenidos que la televisión o que  cualquier otro aparato digital.

Con este tipo de programas se busca crear una relación estrecha entre la familia y otros miembros de la sociedad, los cuales se pueden incluir en el proceso de recuperación y observar de primera mano los resultados positivos que se pueden obtener. Cuando entramos a una habitación donde hay un niño, por lo general también hay un adulto, pero los niños no tienen la posibilidad de independizarse por lo que su supervivencia viene de la mano con un adulto, por lo que este tipo de relación puede sensibilizar a los adultos para que transmitan ciertas emociones y conocimientos que ayudarán durante el proceso de recuperación.

Quienes promueven y practican la lectura en ambientes hospitalarios sienten la necesidad de que algo falta para los niños, teniendo las mejores ganas y actitud la cual se les transmite  junto a sus padres. Estas personas son lectores que acompañan todo el proceso de la enfermedad y recuperación, pero no se les pregunta por lo general sobre los síntomas alrededor de la enfermedad, sino que buscan otras conversaciones que los hagan pensar en algo más por un poco de tiempo, viviendo otras emociones y experiencias positivas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *