La lectura y sus beneficios psicológicos

Posiblemente nos encontremos en medio de estas estadísticas que señalan que una de cada tres personas no lee nunca o casi nunca, pero que además, de ese porcentaje, suelen ser más los hombres que las mujeres, quienes no leen prácticamente nunca. Ya sabemos de qué lado del porcentaje nos encontramos. Quizás tengamos la costumbre de leer cada día, o podría ser que la lectura no se encuentra dentro de tus actividades diarias.

Beneficios psicológicos: cuando se hace todos los dia como hábito la lectura, ello nos aporta gran cantidad de beneficios a nuestra salud mental, y por ende, un buen funcionamiento del cerebro. Podría ser similar a acudir a un gimnasio en donde se hace ejercicio para el cuerpo. Por lo que dedicarle un rato a la lectura, se convierte en el ejercicio para la mente. En todo caso se hace referencia a la lectura de libros de cualquier género en papel o en formato digital. Esto obviamente no incluye leer el horóscopo, el Facebook, o similares. 

Existen personas a las que nos les agrada de ninguna manera leer un libro, pero posiblemente al conocer los beneficios que conlleva dicho hábito, puede servir para que se decidan a elegir algún libro, y ponerte en ello. Aunque sea por un breve rato cada día, pues se podrían alcanzar los siguientes beneficios: 

Desarrolla la empatía: lo que se traduce como la mejora de la inteligencia emocional. Al momento de hacer la lectura de un libro, en él se describen a sus personajes, lo que hacen, piensan o sienten. En medio de esta descripción, nos conectamos con sentimientos trasladándolos hacia algunos similares que se hayan tenido en la vida, de manera que nos podemos identificar con ellos y seamos capaces de ponernos en su lugar.

Se minimiza el estrés: cuando le dedicamos un espacio a la lectura, sobre si se trata de un libro que nos agrada, hace que nos centremos en la historia y que, al menos durante ese tiempo nos olvidemos de las preocupaciones y de los problemas cotidianos evadiendo la realidad y reduciendo el estrés. Leer hace que la mente entre en un estado de bienestar y relajación, con lo que también podremos dormir mejor. 

El cerebro mejora su funcionamiento: cuando se tiene el hábito de la lectura, grupos de neuronas se encargan de establecer una mayor cantidad de conexiones entre ellas, quizás sea un dato que por sí solo no parece tan importante, pero también se sabe que, en un cerebro donde hay más conexiones neuronales, no hay cabida para los síntomas de demencia.

Nuestro vocabulario se enriquece: evidentemente cuando estamos a diario en contacto con una mayor cantidad de palabras, hace que se incremente y se mejore nuestro vocabulario. Y no solo eso, sino que además, ver escritas las palabras, nos facilita recordar con más facilidad la manera en la que se escriben, cosa que puede reducir el número de faltas de ortografía.

Aporta más cultura: no existen dudas de que, sea el libro que sea, ello aporta siempre  algún dato que se desconocia. Todo depende del género que nos guste, ya que si se trata de libros históricos, podemos enterarnos de muchas más cosas curiosas e interesantes.