Beneficios y desventajas de la autoedición digital

Cuando los autores no han logrado convencer a las editoriales para que publiquen sus libros, el eBook viene a ser una salida bastante atractiva. Cada año gran cantidad de obras que son buenas son rechazadas por no estar ajustadas a los criterios de publicación que poseen las empresas editoras, dejando al paso buenos contenidos.

Pero afortunadamente, las opciones de publicación no se encuentran reducidas tan solo a la vía editorial y en la actualidad el eBook se ha convertido en una salida perfectamente viable. Lo que se debe saber es que la autoedición digital conlleva tanto ventajas, como también diversos inconvenientes.

Ventajas

El hecho de publicar un eBook cuenta con muchas ventajas con respecto a la publicación que es tradicional. Inicialmente, surge el hecho de que el eBook no es un producto físico, por tanto, se economiza su distribución, ya que se hace de forma virtual.

Del mismo modo, el hecho de que su edición y maquetación no requiere de una industria y puede realizarse por cualquier autónomo o freelance, abarata enormemente su coste. Al no ser impreso, el eBook suele ser más rápido de hacer, se puede actualizar sencillamente sin la necesidad de esperar su llegada en una próxima edición, se encuentra siempre disponible debido a que no funciona mediante tiradas ni se agotan los ejemplares, e independientemente de la distancia que exista con el lector se sirve de forma inmediata.

Finalmente, la gran ventaja de un libro electrónico se encuentra en el hecho de que su edición no se encuentra subordinada a la decisión de ninguna editorial por lo que cualquiera que así lo desee puede autopublicar uno, sin algún otro requisito que no sea tener los derechos de autor y disponer de un ISBN para el mismo.

Desventajas

El primer problema con el que nos enfrentamos al autopublicar un eBook es que, la credibilidad como autor se reduce pues no existen filtros y todo el mundo puede autopublicar su obra, por lo que nada le asegura al lector que al momento de comprar el eBook se encuentre con una obra de “calidad”. En este sentido no existe aval, y la confianza que el autor transmite obligatoriamente se resiente.

Aunque un eBook se encuentre incluido en los catálogos digitales, este quedará sepultado entre millones de otros libros. Diversas empresas de autoedición digital suelen ofrecerle al autor la posibilidad de promocionar su obra a través de banners u otras estrategias (que siempre son pagas).

Siendo así, en la práctica tiene que ser el autor quien cree su propia estrategia de marketing y además quien promocione su propio libro para sacarlo de la invisibilidad.

Por otro lado, resulta complicado que el libro llegue a las librerías físicas, que por regla general son reticentes a vender obras autopublicadas ya que también desconfían y tratan de evitar correr riesgos al no distribuir libros cuya calidad no se encuentre avalada por una empresa que esté formalmente establecida.

En todo caso, la percepción social en referencia a la autoedición está cambiando, pero esto lo hace lentamente y los prejuicios entorno a ello no han desaparecido.